jueves, 20 de febrero de 2014

Comer mas y pagar menos

Hace años existía una cosa a la que llamaban la medalla del amor, y que decía más o menos que era dar mucho y pedir poco. Hoy eso se ha reinventado con una tarjeta de descuento, cupón o tarjeta de fidelización que se llama disfruta más por menos, y hace desde luego honor a su nombre, porque con la tarjetilla obtienes unos descuentos que pueden llegar hasta el cincuenta por ciento de la factura. Vamos, que te hartas de comer pero pagando muchísimo menos.

Yo la llamo cariñosamente la tarjeta del comer, pues estando al tanto de los límites y los descuentos que cada establecimiento fija a la hora de adherirse al sistema, utilizarla para comer fuera de casa es un auténtico chollo y si además eres alguien que como yo tiene la costumbre de viajar por placer a la vez que viajo por negocios, las ventajas son dobles, ya que una parte de esos gastos corre por cuenta de la empresa, mientras que de la otra obtengo o disfruto de esos descuentos, que como decía mi abuela: tacita a tacita...

Y ahora que llega la primavera, comer en los merenderos, chiringuitos o restaurantes de playa es algo que apetece, y aprovechas para tomar el sol e irte bronceando. Algunos, los más atrevidos incluso se meten el agua para recibir los primeros chapuzones de la temporada, pero otros más precavidos como yo, prefiere mirarlos desde lejos mientras da buena cuenta de unas rodajas de calamar, a un precio imbatible.

Y los restaurantes adheridos al programa disfruta más por menos, igual de contentos que los clientes, pues están ganando una clientela que de otra forma probablemente ni los hubiera conocido.

¡Todos felices, pues!

No hay comentarios:

Publicar un comentario