lunes, 14 de abril de 2014

Leyendo con el tablet en la playa

Reconozco que hasta hace más bien poco yo era de esos que se reían de los demás que iban a la playa y se pegaban horas y horas con el móvil o la tablet en la playa, en lugar de disfrutar del sol y de la playa. Hasta que en una de las promociones que periódicamente hacen los de Signo Editores, me regalaron un tablet android de diez pulgadas, con un montón de libros ya preinstalados, y esa fue mi perdición, porque ahora yo soy uno más de esos que va a la playa a leer.

Eso sí, además de leer yo si que disfruto del agua y de los amigos cuando voy con ello, pero dado que mi horario preferido para ir a la playa es precisamente cuando menos sol hay, salvo excepciones suelo ir solo, cosa que me da la opción de leer mucho y así aprovecho para leer mientras estoy disfrutando de la playa. Otra ventaja que tiene el tablet frente al libro tradicional en la playa, es que no mancho las páginas con mis manos llenas de crema bronceadora, esa crema pegajosa que por más que te limpies o te frotes con la toalla no hay forma de quitar de los dedos. Y además que el tablet pesa y ocupa muchísimo menos que el libro.

Recuerdo no hace mucho que leí una entrevista de estos autodenominados expertos agoreros en vete tu a saber qué cosas, que vaticinaban la muerte del libro en formato papel frente al imparable auge del libro electrónico y los lectores de libros en formato digital para leer bien en móviles o en tablets. Todo lo contrario, pues ambos son perfectamente compatibles. Yo por ejemplo en casa prefiero el libro en papel para leer tranquilamente en el sofá, mientras que en la playa prefiero leer en el tablet.

Para mi que el libro tradicional, nunca morirá. Que para expertos ellos, experto yo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario